Suscribete

¿Porqué hacer negocio en África?

Todo indica que el futuro de África, acompañado de inversores locales y globales, parece brillante. ¡Es el momento de invertir en África!

“África es la región económica de más rápido crecimiento en el mundo. Este es el lugar adecuado para invertir “, dijo Aliko Dangote, presidente y CEO de Dangote Group (conglomerado especializado en azúcar, harina y cemento) en el Foro Económico Mundial para África en… 2014.

Casi cuatro años después, la situación no ha cambiado y África todavía se considera el continente donde debemos invertir.

¿CUÁLES SON LOS PROBLEMAS PARA ÁFRICA?

Uno puede lógicamente pensar que hay innumerables puntos negativos en el continente africano, tierra de todos los males de la humanidad, golpeado por un índice de pobreza que continúa creciendo.

La Segunda Guerra Mundial permitió a varios países africanos obtener su independencia, y desde entonces ha habido un aumento constante de lo que se conoce como “pobreza extrema”. Esta situación afecta principalmente al África subsahariana, cuya tasa de pobreza extrema fue del 35,2% en 2015; porcentaje que representa casi la mitad de los pobres del mundo.

A pesar de lo anterior, un buen número de países han logrado tener éxito en términos de desarrollo e inversión. La consultoría y auditoría de Ernst & Young (EY) publicaron un estudio sobre los 20 países africanos más atractivos de 2016. Entre estos países estaban Kenya, Ghana, Tanzania y Nigeria, que como principal potencia económica africana, solo ocupa el puesto 15 en este ranking.

DIFICULTADES GEOPOLÍTICAS Y CORRUPCIÓN EN ÁFRICA

Las dificultades geopolíticas y la corrupción desempeñan un papel importante en el desarrollo de África y sus países. Estos son los principales factores considerados “repulsivos” por las empresas que desean invertir en la cuna de la humanidad, ya que un clima de inestabilidad reina en este continente. Pero este no es el único factor, África no se está desarrollando como debería por otro motivo.

A pesar de la descolonización, algunos países todavía están bajo la influencia de Francia o, más bien, algunos líderes africanos quieren mantener su relación con Francia. Estamos hablando de “Francia-África”

Es en este contexto que encontramos los gigantes de la industria de la energía, pero también de la agricultura o el procesamiento de productos locales para la exportación o el consumo local, que se han implantado durante varias décadas para explotar y beneficiarse de los recursos africanos. En menor medida, el aspecto cultural también representa un lastre para los inversores.

LOS DATOS CAMBIADOS

Sin embargo, gracias a las declaraciones de organizaciones internacionales como el Banco Mundial, el FMI (Fondo Monetario Internacional) o el Banco Africano de Desarrollo (BAD), la situación ha cambiado algo.

Por lo tanto, en los primeros diez meses de 2016, hubo un aumento del 31% en la inversión extranjera directa (IED) de China; esta tasa se basa en las inversiones del año 2015. El presidente chino, Xi Jinping, quiere ir más allá inyectando 60 mil millones de dólares hasta 2018.

Dada la disposición de los inversores a participar en el desarrollo de África, la expansión de su economía pero también la disminución de su pobreza y desempleo; un acompañamiento solo puede representar una ventaja decisiva para las empresas.

Es en esta lógica que BPI France (Public Investment Bank) ha invertido 23 millones en un fondo de inversión franco-africano (FFA) que será administrado por Afric Invest (empresa de capital privado con sede en Túnez).

Este FFA permitirá principalmente a las PYMES francesas invertir en África gracias al asesoramiento, la experiencia y la red de Afric Invest, pero también tendrá la misión de apoyar a sus empresas en la estrategia de crecimiento desde el continente africano hasta Francia o incluso Europa.

INVERTIR EN ÁFRICA, SÍ, PERO ¿EN QUÉ MOMENTO?

Invertir en África requiere no solo una buena evaluación de su proyecto, teniendo en cuenta todos los factores específicos del proyecto, sino que, sobre todo, debe ser paciente y tener una visión a largo plazo. Dado que la noción de rendimiento de la inversión es fundamental, debe tenerse en cuenta que la inversión en África requiere entre 5 y 6 años de promedio en términos de rendimiento de la inversión.

Así que la estrategia debe estar bien definida de acuerdo con este criterio. Solo teniendo en cuenta cada uno de estos datos podemos realmente evaluar las inversiones en África porque serán sostenibles y se centrarán en la evolución del crecimiento económico a largo plazo. Esta evaluación de inversiones debe destacarse con los efectos, riesgos, impactos y resultados esperados.

En una Europa donde florecen las empresas de diferentes tamaños, desde las más pequeñas a las multinacionales, África es una solución para cualquier inversor dispuesto a impulsar y desarrollar su negocio.

Durante una conferencia internacional, Jean-Marie Bockel, senador de Haut-Rhin y ex ministro de la Región Francofona, hizo una pregunta sobre África, para determinar si es nuestro futuro, para bien o para mal.

Pero todo indica que el futuro de África, acompañado de inversores locales y globales, parece brillante, para bien y no para mal.

Tal vez le interese:

indegate consulting

Sé el primero en comentar en "¿Porqué hacer negocio en África?"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*