Suscribete

Oportunidades y retos en una Túnez post-covid

Retos Túnez 2020

La economía tunecina, con más de once millones de habitantes, se encuentra entre las más competitivas del mundo árabe y de África. Ofrece a las empresas un entorno de negocios de calidad y una ubicación geográfica privilegiada entre Europa, Oriente Medio y África, a unas dos horas de vuelo de las principales capitales europeas. La competitividad de las empresas se ve favorecida por el alto nivel educativo de la población, las mejoras en la gestión macroeconómica y en las instituciones públicas. Asimismo Túnez es el primer exportador mundial de dátiles, el segundo productor africano de componentes de automoción, el segundo exportador de productos biológicos en África y además cuenta con parques tecnológicos especializados por sectores en todo su territorio: farmacéutica, TIC, agroalimentaria, EERR o el medio ambiente.

Con una base industrial sólida y variada, más de 5.300 empresas y 522.000 empleados, Túnez está bien equipado para satisfacer las necesidades del país en materia de productos manufacturados

Para combatir las consecuencias económicas y sociales de la pandemia, el primer ministro Fakhfakh anunció el 23 de marzo un plan de ayuda de 2.500 millones de dinares (860,3 millones de dólares). Entre las medidas previstas figuran el aplazamiento del pago de las deudas fiscales, el aplazamiento durante tres meses del pago de los impuestos de las pequeñas y medianas empresas, así como el establecimiento de una línea de financiación de 300 millones de dinares (103,2 millones de dólares) para apoyar a las personas que se encuentran en situación de desempleo técnico y 150 millones de dinares (51,6 millones de dólares) para prestar asistencia financiera a las familias necesitadas. 

Aprovechando la tecnología y la experiencia local 

Basándose en su éxito en el sector industrial, Túnez también ha sido aclamado en los últimos años por sus inversiones en segmentos de alto valor añadido, como la electrónica, la ingeniería y la tecnología, muchos de los cuales contribuyen ahora a la lucha contra la COVID-19. 

Perspectivas para el futuro 

Las perspectivas económicas futuras de Túnez dependerán en gran medida de su capacidad en la lucha contra la COVID-19 para aprovechar sus activos -en particular su mano de obra calificada y especializada- y su poder de reconstruir su actividad económica.  

“Túnez necesita trabajar para poner en marcha una sólida estrategia para el período posterior a la clausura, de manera que las empresas puedan volver a trabajar gradualmente, con total seguridad”, dijo Wissem Badri, Director Gerente de Kromberg & Schubert Túnez, a la OBG. “Esto es lo más importante tanto para las industrias exportadoras, como para el segmento de los componentes de automóviles, especialmente cuando las actividades económicas y la demanda internacional de productos manufacturados tunecinos aumenten”. 

La economía tunecina está luchando por recuperar su nivel de crecimiento anterior a 2011, con una tasa media de crecimiento anual del PIB de alrededor del 1,8% entre 2011 y 2019, en comparación con el 4,4% entre 2005 y 2010.  

Aunque el nivel de inversión ha aumentado en los últimos años y el país ha introducido iniciativas alentadoras, como la Ley Transversal y la Ley de Emprendimiento (Startup Act), Túnez también se enfrentará a dificultades para abordar varias esferas prioritarias como la presión sobre la deuda pública, las reservas de divisas y la devaluación del dinar tunecino.  

Fuente: Atalayar

Tal vez le interese:

indegate consulting

Sé el primero en comentar en "Oportunidades y retos en una Túnez post-covid"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*