Suscribete

La riqueza mineral de África: “una maldición”

Un estudio, que acaba de publicarse, muestra las riquezas del subsuelo africano. Ejemplo: 7.6% de las reservas mundiales de petróleo, 7.5% de las reservas de gas natural, 40% de las reservas de oro y 80% a 90% de cromo y platino … Pero estas riquezas son una oportunidad para asegurar el crecimiento del continente?

2016 claramente marcó una clara mejora en los precios de las materias primas en comparación con el oscuro año que fue 2015. Buenas noticias para el continente africano, un importante productor de minerales … Pero eso no es suficiente para construir una economía. “¡Diversificar para evitar la maldición de las materias primas!”, Lo repetimos a voluntad. Aquí está el desafío para el continente. Esto se refleja en el informe de Arcadia (Informe anual sobre análisis y dinámica de productos en África), realizado por el centro estudios marroquí OCP Policy Center, que publica este estudio junto con el informe anual Cyclops, Global Markets 2017, patrocinado por Philippe Chalmin, profesor de la Universidad Dauphine de París.

Y sí, África es rica en materias primas. Si las fuentes de energía (petróleo, gas, carbón, uranio …), los recursos agrícolas (cacao, café), el sector de los comodities (como dicen los anglosajones para referirse a las materias primas) en general ( mineral de hierro, cobre, fosfatos o manganeso) … encontramos todo en África, sin mencionar el oro y los diamantes.

Recesión entre los productores de petróleo

En algunos países productores de productos básicos, su participación en el PIB es tan grande que la economía del país depende totalmente de los precios mundiales. Y en los últimos años, los precios bajaron. “En 2016, África subsahariana registró por primera vez en más de veinte años su tasa de crecimiento por debajo de 1,6%, muy por debajo de la tasa de crecimiento de la población. Las tres locomotoras del continente están, de hecho, por debajo. En 2016, la economía nigeriana entró en crisis, entró en recesión al contraer un 1,5% por primera vez en dos décadas, la de Sudáfrica registró su crecimiento más débil desde 2009 en 0 , 3% mientras que el de Angola se ha estancado “, señala Arcadia.

Este ha sido particularmente el caso en los países productores de petróleo. “Dos años de precios bajos seguidos, en algunos países, con una caída en la producción en 2016, finalmente se ha contagiado y pesan sobre toda la economía. Nigeria, Guinea Ecuatorial, Sudán del Sur y Chad entraron así en recesión en 2016 “, dice el informe que da cifras sobre el efecto del precio en ciertos países: Guinea Ecuatorial (los ingresos disminuyeron en un 50% en 2016 en comparación con 2011), República Democrática del Congo y Angola (-38%), Gabón (-32%), Chad (-15%) y Nigeria (-12%) …

Mismas consecuencias para otros países productores de productos básicos que vieron desplomarse los precios debido a la disminución de la demanda china. Los países más afectados son Sudáfrica, Angola, Congo y Zambia, donde China representa alrededor del 50% del consumo mundial de varios metales básicos, como aluminio, cobre, níquel, cobre y zinc. Sin embargo, el cobre representa respectivamente el 57% y el 78% de las exportaciones de la República Democrática del Congo y Zambia;  el níquel, por su parte, supone el 23% de las exportaciones malgaches y el aluminio el 34% de los de Mozambique …

Estas riquezas producidas por estos países dependientes de los precios mundiales se exportan en bruto para volver a menudo en forma de productos terminados. Todo el valor agregado (transformación) que se realiza en otros países, además de este mercado de materias primas tan lucrativo, se mantiene … lejos de sus fronteras.

 Fuerte crecimiento en países sin materias primas

Pero este efecto del precio no tiene las mismas consecuencias para todos los países del continente. Las naciones con economías más diversificadas que no dependen de las materias primas se han beneficiado de esta situación al ver caer los precios de los productos importados (como los precios de la energía).

“Los países africanos diversificados se han beneficiado de la caída en los precios del petróleo, pero también de las grandes inversiones, particularmente en infraestructura y consumo dinámico. Côte d’Ivoire, Senegal, Etiopía, Kenia, Ruanda y Tanzania tuvieron tasas de crecimiento del PIB de más del 6% en 2016 y se espera que muestren, según las últimas estadísticas del FMI, rendimiento similar en 2017 “, señala Arcadia.

Lo mismo ocurre en el este de África, donde “los países sin materias primas están experimentando un fuerte crecimiento, ya que Djibouti se beneficia de su posición geográfica, Etiopía que goza de una tasa de crecimiento de casi 10% por año desde años invirtiendo en energía y desarrollando un sector industrial “.

A partir de esta observación, el informe señala: “La dinámica de los mercados de materias primas no están controlados por los países de África, el continente no parece tener en sus manos el destino de sus recursos y parece depender en este dominio de la buena voluntad de sus clientes “.

“En África, la maldición de las materias primas continúa”, resume Philippe Chalmin. “El desafío fundamental para la mayoría de las economías africanas es hacer de las materias primas una fuente de crecimiento, lo cual es un verdadero desafío”, agrega Karim El Aynaoui, director general del Centro de Políticas OCP, para quien los africanos son “ricos en su subsuelo, pero no pueden pedir prestado sobre esta base, y terminan exportando materias primas sin valor agregado “.

Esta necesidad de diversificación se latente. Pero la “IED” (inversión extranjera directa) en África sigue siendo débil.

Queda por encontrar los medios, financieros y probablemente políticos, para llevar a cabo esta diversificación.

Tal vez le interese:

indegate consulting

Sé el primero en comentar en "La riqueza mineral de África: “una maldición”"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*