Suscribete

El rey de los fideos chinos, a la conquista de África

El grupo Tolaram, con sede en Singapur, desarrollará el puerto con mayor actividad de áfrica occidental con financiación china. la empresa se ha hecho un hueco en la dieta nacional de Nigeria con sus fideos indomie, desplazando a grandes multinacionales como Unilever y Nestlé.

Al este de Lagos, la compañía que convirtió los paquetes de fideos instantáneos de 20 centavos en un producto básico de la dieta nigeriana está construyendo el mayor puerto de África occidental con 1.000 millones de dólares (900 millones de euros) de dinero chino. La firma de Singapur Tolaram Group ha obtenido esta semana la financiación para el que podría ser el puerto con mayor actividad de África occidental, que podría ayudar a transformar la mayor economía del continente.

También es el mayor proyecto abordado por Tolaram, muy lejos de sus orígenes como comerciante textil fundado en Indonesia en la década de 1940. La compañía tiene un negocio anual de 450 millones de dólares (más de 400 millones de euros) que ha convertido los fideos Indomie en uno de los platos nacionales de Nigeria, y a Tolaram en la mayor empresa de alimentación del principal mercado de África, superando a grupos como Unilever y Nestlé.

«Esto supone un punto de inflexión para nosotros, obtener semejante volumen de financiación… Resulta fácil recaudar dinero para una fábrica; se necesitan 30 millones o 50 millones de dólares. ¿Pero 800 millones? Eso es otra historia», declaró Haresh Aswani, el director gerente de Tolaram para África y nieto de su fundador. El nuevo puerto se financiará con 630 millones de dólares del Banco de Desarrollo de China y 470 millones de capital de la empresa estatal China Harbour Engineering Company, que posee una participación del 52,5% y que será la encargada de construirlo. Tolaram tiene el 22,5%, la Autoridad Portuaria nigeriana el 5% y el estado de Lagos, el 20%.

El proyecto abre un nuevo capítulo para Tolaram. El padre de Aswani convirtió la compañía en un conglomerado internacional con fábricas textiles en India, activos inmobiliarios en el Este de Europa, fabricantes de alfombras en China y una planta de polímeros en Reino Unido. Pero fue la decisión de Tolaram de empezar a importar Indomie en Nigeria en 1988 la que transformó la compañía.

En las dos décadas siguientes, vendió el resto de negocios, con la excepción de la inmobiliaria de Tallin, para centrarse casi en exclusiva en Indomie. En 1995 la compañía inició un proyecto conjunto con Salim Group, la compañía indonesia responsable de Indomie, e inició la producción en Nigeria al año siguiente. El crecimiento fue lento -los ingresos tardaron 13 años en alcanzar los 10 millones de dólares en Nigeria- hasta que las ventas empezaron a duplicarse anualmente a mediados de la década de 2000.

Hoy, Indomie está en las estanterías de todos los supermercados de Nigeria y en la mayoría de las cocinas. Sin embargo, Nigeria puede ser un mercado voluble. Las políticas gubernamentales cambian deprisa y pueden perjudicar a las empresas. En 2015 Abuya restringió las importaciones de aceite de palma sin refinar, justo después de que Tolaram gastase decenas de millones en una nueva planta de aceite de palma.

Cuando el precio del petróleo se desplomó, sumiendo la economía nigeriana en la recesión en 2016 y el naira se devaluó casi un 50%, los ingresos se hundieron a «sumas ínfimas». Tolaram consiguió sobreponerse, gracias en parte a financiarse en nairas y no en dólares. «Cuando haces negocios aquí, tienes que mitigar tu riesgo, así que primero te proteges, y segundo intentas conseguir toda la financiación local posible», explicó Vaswani. «A veces tiene un alto coste, pero si algo sale mal, merece la pena».

Tolaram opera en nueve países, tras expandirse recientemente a Egipto, y planea entrar en Etiopía y Kenia. Nigeria representa 900 millones de los 1.100 millones de dólares de ventas anuales del grupo. Por el camino, ha dejado fuera de juego a la marca de fideos Maggi de Nestlé, y controla ya unas tres cuartas partes del mercado de fideos nigeriano, valorado en 600 millones de dólares: «Uno de los factores clave que nos empujó a entrar en otros productos fue que tras la victoria sobre Nestlé en su terreno, nos dimos cuenta que podemos competir con las multinacionales y ganar». En los últimos años, la compañía ha iniciado varios proyectos conjuntos: un negocio lácteo con la danesa Arla Foods, cereales y aperitivos con Kellogg’s y, a partir del próximo año, productos para el cuidado dental con Colgate-Palmolive. Ahora, entra en las infraestructuras por la puerta grande. El puerto de Lekki es el pilar del área de libre comercio de 800 hectáreas que planea construir la compañía. Tolaram explicó que el proyecto permitiría a Lagos recuperar su lugar como principal puerto de la región arrebatándoselo al cercano Togo, un país mucho más pequeño que se ha centrado en modernizar su puerto y en aplicar unas regulaciones favorables a las empresas.

Fuente: expansion

Tal vez le interese:

indegate consulting

Sé el primero en comentar en "El rey de los fideos chinos, a la conquista de África"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*