Suscribete

El reto del desarrollo regional equitativo en Marruecos

Marruecos crece pero lo hace de manera desigual, concentrando su riqueza en las zonas costeras en detrimento del interior.  Las últimas cuentas regionales publicadas sobre las dieciséis regiones del país, muestran que tan solo cuatro regiones del país crean la mitad de la riqueza nacional lo que genera disparidades regionales evidentes.

Este es el caso del Gran Casablanca, Rabat-Salé-Zemmour-Zaer, Tánger-Tetuán y Souss-Massa-Draa que concentral el 51,2% de la riqueza nacional. Un crecimiento sin embrago que no es siempre ordenado, con un éxodo del mundo rural a las ciudades, sobretodo en periodos de sequía, y la aparición de la urbanizaciones anárquicas en las periferias de algunas ciudades.

Si estas cuatro regiones son tan ricas como las otras doce juntas, es probablemente porque concentran las actividades económicas de mayor valor añadido de los sectores secundario (industria, suministro de agua y electricidad, construcción, etc. ) y terciario (servicios). Por otro lado, tan solo cinco regiones concentran el 70,6% del gasto del consumo de los hogares, con el Gran Casablanca a la cabeza (17% de estos gastos), seguido por Tánger-Tetuán (11,2%) de Souss-Massa-Draa (10,3%) y Rabat-Salé-Zemmour-Zaër.

Uno de los riesgos del país a medio plazo, radica en que esta tendencia se acentúe. La distribución de la riqueza resultante de la nueva división territorial del país recientemente aprobada (12 regiones), acentúa la concentración de la riqueza, en vez de disminuirla. Según los datos del HCP (Alto Comisionado para el Plan), sólo dos regiones, Settat y Casablanca-Rabat-Salé-Kenitra, crean solos casi la mitad del PIB nacional (48%), 32,2% para la primera y 15,8% para la segunda y evidentemente concentran la mayor parte de los gastos de consumo de los hogares (70,6%): Casablanca-Settat con el 22,3% y Rabat-Salé-Kenitra con 12,9%.

Así pues, Marruecos tiene ante sí un reto importante e ineludible, corregir mediante las políticas públicas y los incentivos a las inversiones productivas, los desequilibrios territoriales que pueden lastrar a medio y largo plazo el desarrollo del país y agravar todavía más la cohesión social, económica y territorial creando un Marruecos de primera y otra de segunda división.

Tal vez le interese:

indegate consulting

Sé el primero en comentar en "El reto del desarrollo regional equitativo en Marruecos"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*