Suscribete

Economía: crecimiento del 3,2% para el África subsahariana en 2018

En su “World Economic Outlook” recientemente publicado, el Banco Mundial pronostica un repunte en el crecimiento del África subsahariana.

Después de un brusco descenso al 1,3% en 2016, el crecimiento en el África subsahariana se ha recuperado al 2,4% en 2017. Este aumento refleja una ligera recuperación de las tres principales economías de la región, a saber: Nigeria, Angola y Sudáfrica. Y debería continuar en 2018, pasando del 2.4% en 2017 al 3.2% en 2018, según las estimaciones del último informe sobre “Perspectivas de la economía mundial” publicado el 9 de enero.

Revisión del año 2017

Los economistas del Banco Mundial encuentran que en 2017, el aumento de los precios de los productos básicos, las condiciones favorables de financiación mundial y la reducción de la inflación ayudó a revitalizar la demanda de los hogares. El único inconveniente: el crecimiento fue levemente inferior al esperado. La región aún sufre un crecimiento negativo en el ingreso per cápita, una baja inversión y una disminución en el crecimiento de la productividad.

Entre los países con mejores resultados se encuentran los exportadores de metales, que experimentaron una recuperación moderada del aumento de la producción minera en un contexto de aumento de los precios de los metales. Otra lección es que el crecimiento en general ha sido estable en países con pocos recursos naturales, incluidas inversiones en infraestructura y producción agrícola. Mientras que los países exportadores de petróleo de la región aún enfrentan las consecuencias del último colapso del precio.

Para el Banco Mundial, se esperaba que África Subsahariana realizara esfuerzos para reducir los déficits presupuestarios. Algunos países, especialmente los que exportan petróleo, han reducido ligeramente sus déficits presupuestarios nacionales mediante drásticos recortes en el gasto. Pero este no es el caso de algunos países que han aumentado su deuda pública en comparación con 2016 con muchos préstamos para financiar inversiones públicas.

Posibles tendencias para 2018

Primera tendencia: por primera vez desde la crisis económica mundial, se espera que el crecimiento en el África subsahariana continúe creciendo, hasta el 3,2% en 2018, luego hasta el 3,5% en 2019, impulsado por precios más sólidos de los productos básicos y un fortalecimiento gradual de la demanda interna. “Sin embargo, la tasa de crecimiento se mantendrá por debajo de los promedios registrados antes de la crisis económica, particularmente debido a las dificultades para impulsar la inversión privada en las economías más grandes de la región”, señala el análisis del Banco Mundial en su informe.

Segunda tendencia, el retorno del crecimiento para las principales economías de África. Comenzando con Sudáfrica, que se espera que aumente su crecimiento a 1.1% este año, comparado con 0.8% en 2017. La recuperación debe confirmarse gracias a una leve recuperación en las inversiones relacionadas con la mejora de la confianza empresarial. Por otro lado, la incertidumbre política en el país podría ralentizar la implementación de las reformas estructurales necesarias.

En Nigeria, después de un modesto aumento del 1% en 2017, se espera que el crecimiento aumente al 2,5% en 2018. Esta revisión al alza de las perspectivas en Nigeria se basa en la expectativa de un aumento continuo en la producción de petróleo y la implementación de reformas que impulsarán otros sectores de actividad. Se espera que el crecimiento en Angola crezca al 1.6% este año. En este país, el éxito de la transición política favorece la implementación de reformas que mejoran el clima de negocios.

El aumento constante de la inversión en países con recursos naturales limitados probablemente conduzca a un crecimiento sólido en 2018. Se espera que aumente a 7.2% en Costa de Marfil, 6.9% en Senegal, 8.2 % en Etiopía, 6.8% en Tanzania y 5.5% en Kenia, donde la inflación se está debilitando.

Atención a la desaceleración de China

Esta nota optimista de la institución Bretton Woods no termina ahí, ya que para el resto de países de África subsahariana es imprescindible llevar a cabo finalmente las reformas estructurales necesarias para que el continente pueda impulsar el crecimiento en la próxima década. De hecho, dados los “factores externos e internos que pesan sobre la región, los riesgos a la baja para las perspectivas siguen siendo significativos”, dice el Banco Mundial. Continuando con que, “incluso si una actividad más sostenida de lo esperado en los Estados Unidos y la zona del euro podría impulsar el crecimiento regional a través del aumento de las exportaciones, la producción minera y las inversiones en infraestructura”; el riesgo es real desde China. Una fuerte desaceleración económica en China podría tener un impacto negativo en la región debido a los precios de las materias primas más bajos de lo esperado. Además, si las condiciones financieras mundiales se ajustan más fuertemente de lo esperado, los flujos de capital también pueden reducirse en la región. Finalmente, las prolongadas incertidumbres políticas en algunos países podrían socavar la confianza de los inversores. El continuo conflicto geopolítico y el debilitamiento de los precios del petróleo podrían frenar el crecimiento económico, según una nueva perspectiva del Banco Mundial.

Tal vez le interese:

indegate consulting

Sé el primero en comentar en "Economía: crecimiento del 3,2% para el África subsahariana en 2018"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*